El sabor único de la leche de oveja y el trabajo del maestro quesero consiguen un queso con personalidad propia.